jueves, 4 de agosto de 2016

Los niños a los que se les ha castigado aprenden a esconderse y a hacer trampa

Excelente entrevista que encontré hoy y quiero compartirles.
Carme Thió es psicóloga especializada en educación infantil y sus reflexiones y consejos nos acompañan mejor en el camino de la crianza de los hijos. 
http://www.jugarijugar.com/es/article/2185-los-ninos-y-ninos-a-los-que-se-ha-castigado-aprenden-a-esconderse-y-a-hacer-trampas
Repito la última frase de la entrevista que resume muy bien hacia donde debemos enfocarnos: " Divertirse juntos, escuchar y, sobre todo, hablar. Y escucharlos. Si nuestro hijo no nos interesa, apaga y vámonos. Una nieta me dice que lo que más le gusta del verano son los almuerzos en la casita de campo. ¿Y qué gracia tienen esos desayunos? Que la gente se va levantando, se pone a almorzar, llega otro, todos se van quedando en la mesa y hablan sin prisa. "

jueves, 3 de septiembre de 2015

En la Argentina hay desnutrición a patadas. Pero podemos evitarla! Sumate

"En la Argentina hay desnutrición a patadas.
Queda bien decir que hay malnutrición porque nadie quiere decir que hay desnutrición. La realidad es ésa.
Ésta debe ser una cuestión de prioridad política", dice Abel Albino, cansado de que se esconda esta realidad debajo de la alfombra.
Con 43 años de pediatra y 22 al frente de la lucha contra la desnutrición desde la Fundación Conin, Albino sabe perfectamente de lo que habla. "Tener un ciego en la familia no es tan común, pero cortos de vista conocemos a montones.
Lo mismo pasa con la desnutrición. Los cuadros intermedios son millones, desnutridos de primer y segundo grado."
Pediatra, padre de 5 mujeres, abuelo de dos nietos, líder social, voz de los invisibles, Albino se define a sí mismo como un simple médico de niños que un día se hartó de ver pobres.
Eso lo cambió, lo conmovió y lo llevó a dedicar su vida a proteger a la infancia, y por ende, al futuro del país. Con una obra que ya cuenta con 68 centros de prevención de la desnutrición en la Argentina y 9 en el extranjero (América Latina y Africa), Albino asiste a cada espacio al que lo invitan para difundir - con pasión, crudeza e invitación al compromiso - un concepto que repite para que quede grabado en la cabeza y el corazón de todos los argentinos: hay que preservar el cerebro del niño. Para eso, necesita recibir buena alimentación y estimulación durante el primer año de vida.
-¿Cree que la Argentina está cerca de alcanzar el hambre cero?
--Combatir el hambre es lo más fácil porque es un síntoma. Pero la desnutrición es una patología social profunda, que puede llevar una generación combatirla. Nadie come bien en el desempleo y en el subempleo. Nadie come bien cuando no hay madre en la casa.En ese ambiente chato y gris, desprovisto de colores, de música y de alegría, nadie vive bien. Porque un chico puede comer bien pero no tener la estimulación adecuada. Porque un chico cablea su cerebro con una cucharadita de sopa y un beso en la mejilla. Si yo no lo beso, no le aprieto el cachete, no le cuento del payaso Plin Plin, no exacerba su curiosidad, no incrementa su imaginación, no se "engancha" con la vida. Así es imposible que logre un desarrollo del cerebro de más del 50%, de lo esperado. No mintamos más, estamos lejos de alcanzar el hambre cero. Pero como este es un país sin responsables, nos hemos habituados a vivir así en la mentira. Que es también una falta de responsabilidad.
-Si el hambre se resuelve con un plato de comida, ¿qué hace falta para terminar con la desnutrición?
-Como la desnutrición es una patología social se necesita hacer un abordaje integral de la problemática social que le da origen a la extrema pobreza. Es multidisciplinario: educación, nutrición, jardín maternal, oficios, ropero, lectoescritura para analfabetos, escuela para padres, alcoholismo, agua corriente, luz eléctrica, cloacas, documentación y agua caliente, entre otras cosas. Eso es combatir la desnutrición. Nadie habla de eso.
-¿Por qué cree entonces que se elige hablar de malnutrición?
--Porque cuando el ingreso es magro, uno compra cantidad y no calidad. Compra hidratos de carbono y deja de lado las proteínas. El chico está inflado pero infladas están también las piernas por falta de proteínas y ese chico se muere con mucha facilidad. La muerte de los niños en edad preescolar es 20 veces mayor en América Latina que en los Estados Unidos. Pero nadie habla de eso. La muerte de un niño no tiene nombre y el daño es individual y social. Cuando uno gasta más del 30% de sus ingresos en alimentos, está en problemas. En América del Norte, se gasta el 16% de los ingresos en alimentos, en América latina, el 64%.
-¿Qué opina de los planes sociales como la asignación universal por hijo?
-Enhorabuena que exista. Pero la gente no necesita bombachas para todos o calzoncillos para todos. La gente necesita trabajo y educación. Una embarazada no es una imbécil a la que le falló el plan social, es un tesoro en un país enormemente rico, enormemente grande y peligrosamente vacío. Acá hay pobreza interna. El chico que está en ese ambiente chato y gris es un desnutrido afectivo y no se puede vivir sin amor. El principal problema de América latina es el recurso humano dañado por problemas de pobreza, miseria e injusticia. Es una criatura que no desplegó su potencial genético.
-¿Se imagina el día en el que ya no hagan más falta los centros Conin en el país?
-Me encantaría que eso suceda y que los centros se transformen en bibliotecas. Para eso, hace falta que el poder político se interese. Benedicto XVI dijo de manera excepcional que "la promoción de los derechos humanos sigue siendo la estrategia más efectiva para eliminar las desigualdades entre los países y los grupos sociales, y para aumentar la seguridad". ¿Creen que la violencia que hay en la sociedad se combate con más policía o con miras telescópicas? No, se combate con familia, amor, contención y abrazo.
-Ya le ofrecieron muchos cargos públicos. ¿Se ve algún día ayudando desde la política?
-Desde Conin tengo más continuidad que el presidente de la República. El único cargo público desde el que podría hacer cosas es desde la presidencia de la república. Todas las otras personas que tiene cargos públicos no tienen continuidad, las ningunean, las persiguen. Yo me meto en este tema porque sufro viendo el país postergado, sufro cuando un chico me ofrece limpiarme el vidrio o una nena se ofrece por 5 pesos en la calle Libertad. No me gusta viajar, ni andar en avión, ni dejar el consultorio porque vivo de eso. Y lo hago todas las semanas porque me interesa el país, yo sufro por mi país, porque soy argentino. Esta es mi patria, esto amo yo.
-Si pudiera implementar cinco políticas públicas, ¿por dónde arrancaría?
-Hacen falta poner en prácticas cinco cosas:
1.Preservar el cerebro durante el embarazo y dentro del primer año: aquí se forma el 80% del peso del cerebro que ese niño tendrá de adulto.
2. Educar ese cerebro: la educación es una semilla maravillosa, que para fructificar, necesita un sustrato anatomofisiológico, anatomofuncional óptimo. El ideal es que ese sustrato sea cerebro bien alimentado y bien estimulado. La educación secundaria obligatoria ayudaría a este objetivo.
3. Cloacas y saneamiento ambiental.
4. Agua corriente y caliente. No hay derecho que una persona no tenga agua corriente en su casa.
5.Luz eléctrica. No puede ser que una persona quede ciega después de las 6 de la tarde.
Si hacemos esto, somos una potencia en 30 años.
-En este país que tiene tantas sombras, ¿por qué cree que Conin y su mensaje llegaron tan lejos?
-Porque existe gente buena, gracias a Dios y porque hablar de un niño todavía conmueve. Hoy veníamos en el avión y un niño lloraba sin parar y nadie protestaba. Todos estaban preocupados por cómo ayudar a la mamá para que no llore. Y las dos o tres mujeres que estaban cerca le pedían el chico para ayudar. Eso demuestra que hay gente buena¡Lo que podríamos hacer si nos pusiéramos de acuerdo el gobierno, las empresas, la sociedad civil, las iglesias y las universidades! Tenemos que trabajar juntos. La patria está enferma y todos sus hijos tenemos que estar juntos ayudando.
-¿De qué vive Abel Albino?
-Soy un pediatra común y silvestre. Uno más del montón. La pediatría me da mucho. La independencia económica implica independencia política. Y yo soy un tipo económicamente independiente. Vivo de mi consultorio. La pediatría me dio contacto permanente con gente que se ofrece a ayudar. Este fluir es una fuente de apoyo a la labor de Conin. En un país donde todos son sospechosos hasta que se demuestre lo contrario, gozar de un prestigio social es un capital. Hace poco entré en un restaurant en Mendoza y me recibió un chico que me saludó y me dijo que era un gusto verme. Me contó que había sido paciente mío, en El Algarrobal, de Conin. El tipo tenía huesos largos, eso evidencia buena nutrición en el momento del crecimiento. Trabajaba de mozo en un hotel distinguido e iba a 4to año de Ingeniería Electrónica. Ese es uno de los tantos chicos que pudimos salvar.
-¿Cuáles son las principales demandas y preocupaciones de las madres que atienden en Conin?
-Las madres son madres y están interesadas por sus hijos. ¿Qué quiere para su hijo señora? Que pueda comer, doctor, me dicen. Lo único que les interesa al principio es que ellos puedan comer. No pueden pensar en otra cosa.
-¿Cómo fue su infancia?
-Gracias a Dios nunca sufrí hambre. Mi papá era un industrial y toda mi familia siempre tuvo un perfil social dispuesto. Los tres hermanos tuvimos la posibilidad de vivir en una casa donde siempre mi papá mandaba a los chicos que estaban trabajando en la calle a la escuela. Eso lo vi de chico yo y deja como una impronta en el espíritu. Cuando alguien venía a pedir ayuda a mi casa, siempre se la daban naturalmente, sin grandilocuencia. Esose te impregna de chico y no se te va más como un tatuaje. Así que yo no hago ningún sacrificio, lo hago naturalmente.
-¿Cuáles son los próximos proyectos o sueños de Conin?
-Estamos desarrollando un Centro de Investigaciones Médicas en Mendoza que funcione como polo de desarrollo intelectual del país, un cerebro pensante dentro del concierto, un cerebro que diga para dónde hay que ir. Queremos que sea un polo de desarrollo intelectual y vamos a dar becas y premios para estimular el estudio de esta problemática y movilizar a la gente. Estamos trabajando en alianza con la provincia de Mendoza, Salta y Misiones, en dónde pusieron en funcionamiento centros Conin e implementaron nuestra metodología. El gobernador Closs de Misiones mandó 9 profesionales a capacitarse a Mendoza para abrir un hospital y dos centros grandes de prevención en Posadas. Inclusive Urtubey dio un paso más al nombrar un Ministro de la Primera Infancia y ya tenemos 7 centros Conin funcionando en Salta. En Mendoza, el gobernador Perez ya incorporó a Conin a su presupuesto y nos paga por cada chico que nos derivan para atender.
-¿Qué puede hacer el ciudadano promedio para comprometerse en la lucha contra la desnutrición?
-Los que hemos aprendido a leer y a escribir en este país tenemos el deber moral de colaborar para que todos los niños puedan desplegar todo su desarrollo. Tenemos que estar comprometidos con el chico que sufre y en la Argentina hay muchos chicos que sufren. No vamos a terminar ni con piojos ni con sida sino contentos de ayudar. Tenemos que conservar el capital humano. Hoy en día tenemos 12.000 socios y necesitamos tener 100.000. Con que cada uno aporte $ 10, llegamos a un millón de pesos para poder sostener todas nuestras obras..

Por Micaela Urdinez  | Fuente: LA NACION
Comparto los principios del Dr. Albino a quién admiro. También me duelen el hambre y la pobreza de los niños que nunca tendrán las posibilidades que yo tuve: una familia amorosa, una infancia feliz y una escuela.
Por ello Soy socia de CONÍN  y los invito a hacerse socios. Todo ayuda, aún una cuota pequeña que equivale a una caja de leche por mes.
Natalia
 Para hacerse socios de CONIN deben llenar el siguiente formulario http://bit.ly/1EvAKFo

sábado, 21 de junio de 2014

La importancia del padre




"Ser padre .. una tarea que hoy está desvalorizada. Se necesita una MADRE para Venir al mundo pero un padre para SER en él."  Dra Verónica Baro Graf

viernes, 16 de mayo de 2014

La Estimulación temprana comienza con mamá

´La estimulación temprana es fundamental para el desarrollo de la inteligencia´, aseguró la Dra. Sara María Vega.
Investigadores afirman que la estimulación del niño se lleva a cabo desde recién nacido hasta los seis años porque son estas etapas las que se convierten en claves para potenciar el aspecto cognitivo del niño.
El vínculo temprano entre la madre e hijo comienza desde el primer día de nacido del bebé, durante el primer contacto con la madre. “Está demostrado que poner al recién nacido en el pecho de la madre en la primera hora de vida,  y luego todo el tiempo, afecta no solo el tema nutricional porque facilita la lactancia materna y los nutrientes, sino también el apapachado porque implica el tema de la estimulación que es esencial para el desarrollo del cerebro del pequeño”, aseguró Sara María Vega, neonatóloga y consultora internacional.
 “La estimulación temprana es fundamental para el desarrollo de la inteligencia y tiene momentos y etapas críticas. Los padres deben saber que también se puede realizar desde el seno de la propia familia con pautas sencillas”, puntualizó la especialista.
En el caso de las madres que tienen la posibilidad de contratar a “nanas” para el cuidado de sus hijos, es recomendable asegurarse que la cuidadora tenga el conocimiento necesario sobre la atención del bebé, alimentación y de actividades que estimulen la inteligencia emocional y social del menor,  a través de diversos juegos. 
“El desarrollo infantil debe ser de manera secuencial, paso a paso. Esta debe definirse como la ayuda para que el niño siga ejercitándose en los procesos normales y naturales de su vida, sin adelantar ni una ni la otra”, aseguró la neonatóloga.
También enfatizó que todo niño es único y que los padres deben evitar las comparaciones con otros niños de su edad, “Nosotros no solo queremos niños con mayores capacidades y habilidades cognitivas, nosotros queremos seres humanos integralmente desarrollados y si hacemos comparaciones los marcamos para toda la vida. No es que uno sea más que otro sino que cada uno tiene su habilidad especial y es necesario desarrollar esas habilidades al máximo”, finalizó.



miércoles, 30 de abril de 2014

Aprendiendo más sobre el gateo

Un excepcional relato sobre el gateo del bebé, su desarrollo motor, sus experiencias en el espacio, que siente y cómo se siente al explorar el espacio, no se lo pierdan. Al verlo se comprende el porqué es tan importante propiciar el gateo.

http://www.dailymotion.com/swf/video/x6vl4j_el-gateo-del-bebe-desarrollo-motor_school?additionalInfos=0

Día de las Madres

Todos los años, el Día de la Madre cae en una fecha distinta en la Argentina. Sólo permanece invariable lo más fácil de recordar: que es el tercer domingo de octubre. 
¿Pero cuáles son las raíces del homenaje? Todo empezó en el siglo XVII. En Inglaterra se celebraba el Domingo de Servir a la Madre. Era un día en el que los "criados" tenían permiso para visitarlas y las homenajeaban preparándoles una rica torta. Pero esa celebración sólo tuvo carácter oficial en el siglo XX, cuando la profesora americana Anna M. Jarvis tuvo la idea de dedicar un día especial a todas las madres. Era el segundo domingo de mayo, luego de una reunión familiar por el tercer aniversario de la muerte de su madre. Escribió a maestros, religiosos, políticos, abogados y otras personalidades para que la apoyaran en su proyecto.
Finalmente, el 10 de mayo de 1908, se festejó oficialmente el Día de la Madre. Hoy, en la iglesia episcopal de Grafton, en West Virginia, hay una placa conmemorativa que recuerda este hecho. En mayo de 1914 Anna consiguió incluir esta fecha en el calendario de los Estados Unidos, que en la Argentina se celebra el tercer domingo de octubre. Qué les parece si en vez de esperar hasta octubre vamos ahora mismo y le damos un fuerte abrazo!!!

jueves, 1 de agosto de 2013

Ideal para madres primerizas: Posturas y Tips para un buen amamantamiento.

En esta semana de la lactancia materna, te invito a ver este video, que te ayudará con estas recomendaciones, a tener una buena experiencia de amamantamiento. No me canso de repetir que la leche materna es el mejor alimento para un bebé, que le aporta nutrientes, anticuerpos y amor!!

http://www.youtube.com/watch?v=gon1PHxYVig

lunes, 4 de marzo de 2013

Desnutrición infantil y discapacidad

Un vínculo peligroso Es indiscutible la interrelación que existe entre pobreza y desnutrición, la cual ha motivado trabajos de investigación de diversos organismos. La desnutrición infantil es un síndrome clínico, caracterizado por un insuficiente aporte de proteínas y/o calorías necesarias para satisfacer las necesidades fisiológicas del organismo. En este trabajo se expone la vinculación existente entre desnutrición infantil, problemas nutricionales y anemia (en niños y mujeres embarazadas) y la aparición de sujetos con discapacidad mental o trastornos conductuales. Muchos de los casos de niños que llegan derivados a la escuela especial (en donde me desempeño como integrante del gabinete escolar) -y en particular aquellos que han fracasado en los primeros dos años de EGB- son diagnosticados como “retraso madurativo” o “trastornos de aprendizaje”. Es este un diagnóstico abarcativo e impreciso, justamente a la espera de una precisión diagnóstica posterior que devendrá con la maduración del niño, el despliegue de sus capacidades y futuras investigaciones. Al indagar en la historia vital del niño y su familia, y al no encontrar ningún episodio significativo que pueda ser considerado motivo de sus dificultades actuales, aparece como dato relevante el haber padecido en sus primeros años de vida un cuadro de desnutrición infantil. Si bien en la actualidad se encuentran comprendidos en un programa de bajo peso en algún servicio hospitalario, indudablemente la carencia alimentaria de los primeros años de vida ha dejado su marca. Es indiscutible la interrelación que existe entre pobreza y desnutrición, la cual ha motivado trabajos de investigación de diversos organismos. En todos ellos la constante es la vinculación entre el estado de desnutrición infantil y la afectación del crecimiento físico, bioquímico y mental, con numerosas consecuencias clínicas apreciadas desde el punto de vista morfológico y funcional. Todo niño que ha sufrido desnutrición infantil evidencia un retraso en su crecimiento, en la talla y el peso corporal, en relación a la edad. Ha quedado ampliamente demostrado que las secuelas dejadas por la desnutrición se hacen evidentes en las alteraciones antropométricas, reducción del perímetro cefálico, talla baja, anemias, carencia de micro nutrientes, hipovitaminosis A, predisposición a contraer infecciones, alteraciones inmunológicas, trastornos a nivel del sistema nervioso central y disminución del C.I. Estudios científicos Algunos estudios hablan de niños aparentemente normales o aún “gorditos” pero “acortados” en relación a la talla esperable para su edad. Se habla de “petisos sociales”. Para el CESNI (Centro de Estudios sobre Nutrición Infantil), en estos niños la dieta no cubre los requerimientos de hierro, calcio y en menor medida zinc y vitamina A; es la llamada desnutrición oculta. Este problema abarca varias deficiencias nutricionales, aunque la más común es la falta de hierro, que provoca anemia por falta de hierro. La desnutrición infantil es un síndrome clínico, caracterizado por un insuficiente aporte de proteínas y/o calorías necesarias para satisfacer las necesidades fisiológicas del organismo. La infancia es el período caracterizado por el crecimiento corporal, que requiere una cantidad determinada de nutrientes para sintetizar nuevos tejidos o culminar etapas importantes, como el desarrollo neurológico (Lic. Verónica Piovani y Lic. María de las Nieves Piovani. Definición elaborada sobre la base de los conceptos vertidos por la Dra. Norma Avelina Perez, directora asociada de la Maternidad Vidal de Corrientes, capital). Comprende desde el nacimiento hasta la adolescencia, es decir el período de vida en el que tienen lugar las más importantes transformaciones del crecimiento físico y desarrollo y organización psíquica. Diversos estudios científicos han demostrado que la anemia y la deficiencia de hierro afectan la actividad cerebral y la capacidad cognitiva, en especial durante la infancia, perjudicando el desarrollo mental y psicomotor. Estos estudios han determinado una diferencia de 5 puntos en el C.I. de niños anémicos, lo cual comprometerá su desarrollo y competitividad futuros. Una nutrición deficiente provoca consecuencias irreversibles en un niño. Está comprobado que en niños mayores la anemia está relacionada con falta de energía y fatiga, la cual afecta el rendimiento escolar y el aprendizaje. Incide en el comportamiento, falta de atención, irritabilidad, inseguridad y determina disminución en la actividad física. Según datos de la OMS, la anemia es la séptima causa de muerte en la población mundial; constituye el problema nutricional más grave del mundo. El 90% de los anémicos viven en países subdesarrollados. Un trabajo realizado por la Sociedad Americana de Neurociencias ha mostrado que la falta de hierro provoca trastornos del sueño y ocasiona movimientos involuntarios de piernas y brazos. Según este mismo informe, la carencia de este mineral provoca generalmente problemas en la producción de dopamina, sustancia que transmite mensajes al cerebro y al sistema nervioso central. Debido al desconocimiento de este desorden y su vinculación con el déficit de hierro, muchos pediatras o padres piensan que se trata de niños hiperactivos, rebeldes o dispersos, cuando en realidad puede tratarse de una alteración neurológica provocada por la carencia de este mineral. Quiero dejar en claro en este trabajo la estrecha vinculación existente entre desnutrición infantil, problemas nutricionales, anemia en niños y mujeres embarazadas y la aparición de sujetos con discapacidad mental, o trastornos conductuales. Desde los años ‘80, la desnutrición se abordó no sólo como un problema biológico, sino como la conjunción de factores económicos, antropológicos, sociológicos y culturales. Algunos ejemplos clínicos A continuación se describen sintéticamente algunos casos de niños que concurren a escuela especial y que presentan retrasos madurativos y trastornos de aprendizaje como consecuencia de su diagnóstico de desnutrición. 1) L. tiene 9 años 8 meses, vive actualmente con sus abuelos maternos (el abuelo y su pareja). En la entrevista inicial, su abuelo relata que en oportunidad de una visita a casa de su hija, observó que L. “no estaba bien de salud y estaba desatendido”. En ese entonces tenía 1 año y 2 meses de edad. No sostenía la cabeza, no reía, se mantenía en actitud pasiva y dormía más horas de lo esperado. Decidió entonces criarlo él, y su hija (madre del niño) accedió ya que además tenía otros hijos. Allí comenzaron los estudios médicos, resultando con un diagnóstico de desnutrición grave, y el ni-ño debió permanecer un mes internado. Actualmente L. continúa en un programa de bajo peso. En cuanto a su maduración, es evidente el retraso que presenta. Se expresa con dificultad, es de talla y peso comparable a un niño de 4 años, y su desarrollo cognitivo y motriz también corresponden a esa edad. Es irritable, tiene episodios en que arremete sin motivo aparente (como una verdadera descarga), se enoja y llora. 2) D. nació de un embarazo no deseado a los 6 meses de gestación. Estuvo 3 meses en incubadora por ser prematuro. Marcha a los 4 años. Proviene de una familia de muy bajos recursos socio-económicos. Durante sus primeros años de vida tuvo desnutrición grave; actualmente continúa en programa de bajo peso y control médico y tiene desnutrición de 2º grado. Presenta una conducta voraz con respecto a la comida, de modo que come demasiado para el tamaño de su estómago y después vomita (según informa la pediatra que lo atiende). Su edad cronológica es de 6 años y medio, pero madurativamente funciona como un niño de aproximadamente 3 años, tiene enuresis y encopresis nocturna. 3) P. tiene actualmente 9 años y está en control por desnutrición. Se evidencian dificultades visuales y una inmadurez generalizada que se manifiesta en el lenguaje (escaso y con dificultad de articulación), en la conducta viso-motora, con indicadores de daño orgánico y en la dificultad para el aprendizaje escolar. Concurrió 3 años a escuela común, no pudiendo superar el nivel inicial, por lo cual debió ser incorporado tardíamente a escuela especial. Según consta en un informe psicopedagógico, la desnutrición padecida por el niño ha dejado una secuela importante que obstaculiza sus aprendizajes. En todos estos casos, estamos hablando de niños que provienen de familias de muy bajos recursos económicos y culturales. En ellos la prioridad es la supervivencia, de modo que los controles médicos y la escolaridad pasan a un último plano, a tal punto que no se los considera como elementos importantes para sus vidas. Tienen otras urgencias. Para finalizar Estos casos que he presentado para ejemplificar un problema tan grave, tanto en nuestro país como en el mundo, me hacen reflexionar acerca de un concepto que trabaja Silvia Bleichmar (doctora en Psicoanálisis) en su libro “Subjetividad en riesgo” acerca del “malestar sobrante”. La doctora sostiene que “el malestar sobrante” no está dado, en nuestra sociedad actual, sólo por la dificultad de algunos a acceder a bienes de consumo, ni tampoco por el dolor que pueden sentir otros, más afortunados materialmente, pero en tanto sujetos éticamente comprometidos y provistos de un superyo atravesado por ciertos valores que aluden a la categoría general de “semejante”, ante el hecho de disfrutar beneficios que se convierten en privilegios ante la “carencia entorno”. La desnutrición infantil forma parte de esta “carencia entorno” y nuestro dolor está aquí como sujetos éticamente comprometidos, capaces de disfrutar de ciertos beneficios que se convierten en privilegios, pero -como dice la autora más adelante- aquello que puede disminuir el malestar sobrante, es recuperar la capacidad pensante, la posibilidad de interrogarnos, de teorizar acerca de los enigmas y mediante ello, recuperar el placer de invertir lo pasivo en activo. Bibliografía: - La Desnutrición infantil, por Lic.Verónica Piovani (docente e investigadora de la Universidad Nacional de La Plata, experta contratada por el Consejo Federal de Inversiones como responsable del área social de la investigación “El mapa de la desnutrición infantil en la Provincia de Corrientes”) y Lic. María de las Nieves Piovani (docente de la UNLP, experta contratada por el CFI como responsable del trabajo de campo de la misma investigación). - Revista de la Fundación Argentina contra la Anemia. Año 1, número 1, abril/05. - Anemia en niños y adolescentes y Qué es la anemia, cuadernillos de difusión de la Fundación Argentina Contra la Anemia. - Subjetividad en riesgo. Silvia Bleichmar.